Desde Septiembre de 1980 el equipo de Proflite ha estado involucrado en forma ininterrumpida y creciente en la capacitación, entrenamiento y perfeccionamiento de los individuos que operan en el sistema aeronáutico.
La gran diversidad representada por la trayectoria de cada uno de los miembros del equipo, en su respectiva especialidad, nos proporciona un perfil ecléctico que enriquece el intercambio y el consenso, consolidando una perspectiva holística colectiva e integral para el diseño, planificación e implementación de nuestras actividades.

Política Institucional

Visión

Aportar a la comunidad profesionales de la aviación con una formación de excelencia, alineada con las técnicas y conceptos más modernos, que cumplan y excedan los requisitos y recomendaciones de la Organización de Aviación Civil Internacional, ANAC, FAA (Federal Aviation Administration) y EASA (European Aviation Safety Agency).

Misión

Promover, desarrollar e implantar programas de formación de personal aeronáutico que sólo se subordinen a alcanzar, aplicar y mantener la excelencia operacional necesaria para conservar los niveles de riesgo tan bajo como resulte razonablemente factible.

Objetivos y Estrategias

Objetivos

Diseño, planificación, ejecución, monitoreo y mejora continua de los programas, adaptando y adoptando la modalidad pedagógica, estructura y formato más apropiado para cada implementación, con el fin de lograr el máximo nivel académico, compromiso y desempeño de los individuos entrenados.

Estrategias

Actitud individual y grupal caracterizada por el pensamiento crítico, un fuerte código ético, pasión y respeto por lo que hacemos; para actuar e influenciar positivamente sobre el nivel de desempeño humano, en el sistema aeronáutico.
Definitiva orientación y compromiso hacia la tarea, como finalidad grupal; hacia la cohesión, la pertenencia y el espíritu de equipo, como elementos superadores del desempeño individual y hacia el liderazgo como instrumento fundamental para la formación, la guía y la motivación, privilegiando el factor humano como la más valiosa de todas las herramientas.
Transparencia y confiablidad en el equipamiento; el soporte lógico, políticas, valores y procedimientos; el ambiente de trabajo y el conjunto de relaciones interpersonales involucrados en nuestra actividad.
Indagación, observación, análisis, crítica, retroalimentación y mejora continua de todos nuestros procesos.